Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico


Hoy, 19 de Noviembre, se celebra el día mundial en recuerdo a las víctimas de accidentes de tráfico.

En el año 2016, se produjeron en España más de 97.000 accidentes de tráfico con víctimas. Cerca de 1.700 fallecieron en los 30 días posteriores al accidente. Además, son la primera causa de muerte en menores de 30 años. Aunque esta estadística tan negra ha mejorado y sigue mejorando respecto a años anteriores, aún queda mucho por hacer.

Hay accidentes inevitables, pero muchos otros pueden evitarse de muchas maneras:

  1. Si bebes o tomas drogas, ¡no conduzcas! No lo hagas sólo por ti, sino también por quienes te acompañan y por los demás usuarios de la vía. ¡Siempre 0,0!
  2. Ponte el cinturón de seguridad o el casco. Puede que no conjunte con la camisa que llevas puesta, pero puede salvarte la vida.
  3. Evita distracciones. Usa el manos libres, programa el gps antes de arrancar… una distracción de 2 segundos a 120 km/h hace que recorras 200m sin controlar tu vehículo.
  4. Respeta la distancia de seguridad. Muchos de los accidentes se producen por no respetar la distancia de seguridad, impidiendo frenar a tiempo.
  5. Utiliza los sistemas de retención de menores de forma adecuada. Haz uso de sillitas homologadas y enseña a tus hijos a ponerse el cinturón cuando se suban a un vehículo. 13548709_1141775982510347_1361010683_o
  6. Mantén tu vehículo en perfecto estado de mantenimiento. No sólo para evitar multas, sino también accidentes. Revisa tu vehículo antes de viajes largos.

Pero…y si un día me encuentro un accidente, ¿qué hago? 

Antes de nada, mantén la calma. No pares de cualquier forma y en cualquier lugar. Pretendes socorrer, no acabar siendo socorrido: sigue el protocolo PAS (Proteger-Avisar-Socorer). No parar ante un accidente lleva a incurrir ante un delito de denegación de auxilio (si eres sanitario o FFCCSE, artículo
195 del Código Penal) u omisión del deber de socorro (LO. 10/1995 de 23 de Nov. Código Penal).
Proteger: a ti mismo y a tus compañeros de viaje. Aparca tu vehículo en un lugar seguro, y ponte el chaleco reflectante antes de bajar. Si hay más ocupantes, hazles abandonar el vehículo y colocarse lejos, en un lugar seguro y con chaleco reflectante. Señaliza el accidente con los triángulos de seguridad. Extrema las precauciones. Una vez asegurados tú y tus compañeros de viaje, ve al siguiente paso. Recuerda una vez más que pretendemos asistir, no agravar la situación.Avisar: llama al 112. Indícales tu ubicación de la forma más precisa posible (qué carretera, qué punto kilométrico, referencias en el paisaje) y responde a todas las preguntas que te hagan. Pueden parecer repetitivas o cansinas pero siempre son necesarias. Indica, en la medida que tus conocimientos te lo permitan, el estado de los heridos y ayúdales a mantener la calma. No cuelgues el teléfono, deja que el 112 corte la llamada. De lo contrario, no podrán volver a llamarte para conocer la situación.

Socorrer: si te ves capacitado para actuar correctamente, hazlo, previa comunicación de ello al 112. Te ayudarán en todo lo posible o te darán instrucciones a seguir si no posees conocimientos sanitarios.

Una vez lleguen los servicios de emergencia, colabora con ellos en todo lo posible. Seguramente tengas que responder preguntas que ya te hizo el 112, hazlo. Muchas veces los servicios de emergencia desconocemos el estado de los pacientes a los que acudimos a ayudar. Colabora con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad: puede que te pregunten si viste como ocurrió, cómo se encontraban los vehículos cuando llegaste…

Recuerda, nadie está libre de sufrir un accidente, pero, siguiendo los consejos anteriores, reducirás el riesgo de sufrirlos por cuenta propia.

“La velocidad puede frenarte la vida”.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.